Si llevas tiempo sufriendo de colon irritable, seguramente has experimentado varios de sus síntomas como dolor abdominal, calambres abdominales, diarreas repentinas o gases frecuentes. El síndrome de colon irritable puede llegar a ser un problema doloroso y muy molesto. Sin embargo, la buena noticia es que se puede combatir haciendo algunos cambios en tu estilo